Imagen de dominio público – licencia CC0

Un diagnóstico a tiempo puede hacer la diferencia en la supervivencia del paciente.


A diario escuchamos mucho sobre distintas actividades, dietas y estilos de vida que debemos seguir para la prevención del cáncer. Entre estas el llevar una alimentación saludable, alta en fibras y mantener un estilo de vida activo realizando ejercicio físico.  Sin embargo, hay otros factores importantes que en muchas ocasiones obviamos ya que “nos sentimos bien”, entre estos el realizarnos pruebas de prevención periódicamente para detectar cáncer en las primeras etapas.

Las pruebas de prevención ayudan a detectar cáncer y mientras más consistente sea la persona realizándose las pruebas de prevención mayor es la probabilidad de que el cáncer pueda ser combatido.

¿Por qué las pruebas de prevención aumentan la probabilidad de que el cáncer sea combatido?

  • El realizarse estas pruebas periódicamente ayuda a detectar el cáncer en sus primeras etapas.

 

  • Si el cáncer está en una etapa inicial el doctor puede determinar si existe la posibilidad de realizar inmunoterapias en lugar de quimioterapias y radioterapias.

 

  • Las inmunoterapias son tratamientos de menor intensidad a diferencia de las quimioterapias y radioterapias que conllevan procesos de tratamiento y recuperación mucho más fuertes.

 

  • Cuando esta enfermedad se encuentra comenzando evitas las probabilidades de que se haya esparcido a otros órganos (metástasis).

 

  • Evita que el paciente se tenga que someter a dobles tratamientos que pueden resultar contraproducentes para la salud.

 

  • El cáncer en etapa inicial tienen mayores casos de supervivencia.

 

Mientras más temprano es diagnosticado el cáncer mayores probabilidades de superar la enfermedad tiene el paciente. Infórmate y realízate las pruebas de prevención a tiempo.

 

 

Leave a comment